¿Qué son las casas bioclimáticas?

por  J. M. María

La arquitectura bioclimática ha ganado adeptos en los últimos años. Te explicamos en qué consiste y qué ventajas puede aportarte

 

Definición La arquitectura bioclimática consiste en diseñar edificios o rehabilitarlos teniendo en cuenta las condiciones climáticas del entorno. Se trata de aprovechar todos los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, viento…) para crear viviendas agradables y respetuosas del medioambiente.

 

En qué consiste la arquitectura bioclimática

Diferentes criterios se han de tener en cuenta a la hora de construir una casa bioclimática:

Orientación. Todas las casas bioclimáticas también son pasivas. Por ello, la orientación del edificio es primordial. Para sacar el máximo provecho al entorno, la fachada principal y la mayoría de las ventanas estarán orientadas al sur para que la casa pueda almacenar calor durante las horas más cálidas del día y redistribuirlo durante la noche.

Materiales y energía. El proceso de construcción también tiene que estar en simbiosis con el medioambiente. Se elegirán materiales naturales que fueron fabricados localmente para evitar todo tipo de transporte. Se optará además por soluciones energéticas limpias como las instalaciones solares o geotérmicas.

Concepción. Cada casa bioclimática es única. Todas suelen ser altas para conseguir una mayor ventilación pero siempre se conciben en función del entorno y, por ello, es lógico que presentes todas características diferentes.

Aislamiento. Ya lo vimos: las casas bioclimáticas son construcciones pasivas. El aislamiento es un punto de gran importancia en su concepción. Se alcanza a través de la orientación del edificio, de los materiales seleccionados pero también de la carpintería instalada.

 

Ventajas

Por un coste casi idéntico, las casas bioclimáticas presentan une serie de ventajas que no ofrecen las construcciones tradicionales:

Ahorro energético. Los edificios bioclimáticos comparten las principales características de las casas pasivas pero con mayor aislamiento.

Iluminación natural. Las casas bioclimáticas siempre cuentan con muchas aperturas. La presencia de ventanas hace más agradable este tipo de alojamiento además de garantizar una óptima iluminación y un aprovechamiento máximo de calor solar.

Bienestar general. Aislamiento, luz natural, ventilación...: son muchos los factores que hacen de las construcciones bioclimáticas, una de las mejores opciones en cuanto a alojamiento. Contar con una ventilación natural en vez de sistemas de climatización limita, por ejemplo, el riesgo de alergias y de jaquecas.

 

Precio

Las casas bioclimáticas no cuestan mucho más que una construcción tradicional correctamente aislada. Si bien es verdad que se dará la preferencia a materiales a veces más onerosos (naturales fabricados localmente), la esencia de este tipo de arquitectura radica en la configuración del edificio.